domingo, 20 de agosto de 2017
Reglas Eticas

Las normas éticas contenidas en este Código son obligatorias para todos los operadores de PROEMARCS: Árbitros, Conciliadores, Capacitadores, Asesores, y  personal administrativo en general.

 

PARA ÁRBITROS Y CONCILIADORES

 

Artículo 1º.- Principio fundamental

Los árbitros y conciliadores deben guiar su actuación por el conjunto de principios éticos que se establecen en el presente reglamento. Estas reglas, no son limitativas ni excluyentes de otras que en cada proceso se puedan determinar o que sean propias al código de ética de la profesión del árbitro o conciliador.

 

Los árbitros y conciliadores actuarán con diligencia y eficacia para proporcional a las partes un entendimiento o decisión justa de la controversia o litigio, debiendo ser y mantenerse imparciales.

 

Este Reglamento de Ética es de observancia obligatoria para todos los árbitros y conciliadores que se desempeñen como tales en el Centro de Conciliación Extrajudicial y Arbitraje PROEMARCS.

 

Artículo 2º.- Integridad y equidad del Procedimiento

Los árbitros y conciliadores tienen deberes no sólo hacia las partes sino también hacia el procedimiento, debiendo demostrar en su actuación, estándares altos de idoneidad en su función como árbitros y conciliadores a fin de preservar la integridad y equidad del procedimiento.

 

Artículo 3º.- Deberes  y Principios de los Árbitros y Conciliadores

3.1. Cumplirán los siguientes deberes:

3.1.1. Deber de Declaración: El futuro conciliador o árbitro deberá revelar todos los hechos o circunstancias que puedan originar dudas justificadas respecto a su imparcialidad o independencia. El no hacerlo dará apariencia de parcialidad, lo cual puede ya servir de base para descalificación del mismo, incluso aunque los hechos o circunstancias no revelados, no justifiquen dicha descalificación.  El deber de declaración se mantiene durante el procedimiento arbitral o conciliador, respecto de nuevos hechos y circunstancias.

3.1.2. Deber de diligencia: Los árbitros o conciliadores deben dedicar el tiempo y la atención que las partes pueden exigir razonablemente, de acuerdo con las circunstancias del caso, orientando mejores esfuerzos a dirigir el arbitraje o la conciliación, de un modo tal que los costos no se eleven a una proporción irracional con respecto a los intereses en controversia o litigio.

3.2. Observarán los siguientes principios:

3.2.1. Equidad.- Entendiéndose que el árbitro debe laudar con objetividad y proporcionalidad.

3.2.2. Neutralidad.- Referida a que los árbitros, así como, los conciliadores no beben tener ningún vínculo o relación con las partes que se han sometido tanto a la conciliación como al arbitraje.

3.2.3. Imparcialidad.- Los árbitros  o conciliadores antes de aceptar el encargo, no deben tener interés directo o indirecto en el resultado del laudo.

3.2.4. Independencia.- El árbitro o conciliador al aceptar la designación, sólo esta obligado a cumplir con el encargo encomendado por las partes, de acuerdo al procedimiento establecido y en los plazos señalados.

3.2.5. Confidencialidad.- El árbitro o conciliador está obligado a guardar reserva sobre el curso de las actuaciones arbitrales o conciliatorias, así como sobre cualquier información que conozca a través de dichas actuaciones, incluido el laudo o lo señalado en acta conciliatoria respectiva.

 

Artículo 4º.- Aceptación del nombramiento

4.1. El futuro árbitro o conciliador sólo aceptará su nombramiento si esta completamente convencido que podrá cumplir su tarea con imparcialidad.

4.2.  El futuro árbitro o conciliador sólo aceptará su nombramiento si esta plenamente convencido que podrá resolver las cuestiones controvertidas o litigiosas.

4.3. El futuro árbitro o conciliador  sólo aceptará su nombramiento si es capaz de dedicar al arbitraje o la conciliación el tiempo o la atención que las partes tienen derecho a exigir dentro de lo razonable.

4.4. No es correcto ponerse en contacto con las partes para solicitar un nombramiento como árbitro o conciliador.

4.5. Rechazar obsequios, beneficios, atenciones o dádivas provenientes de las partes.

4.6. Revelar si tiene o ha tenido, relación de servicios profesionales o de subordinación con una de las partes, así como si existe amistad muy estrecha o enemistad manifiesta entre él y una de las partes.

4.7. Informar si ha tenido conocimiento de la controversia como asesor, perito, testigo o autoridad. Y, si tiene interés directo o indirecto en el resultado del procedimiento.

 

Artículo 5º.-  Proceso Sancionador

Para determinar las infracciones al presente reglamento de ética, se deberá tener en cuenta el procedimiento siguiente:

 

5.1. Toda persona natural o jurídica que tenga conocimiento que el árbitro ha incumplido alguna de las normas estipuladas en el presente reglamento, deberá informarlo por escrito al Director del Centro.

5.2. El Director del Centro a través  de la Secretaría General pondrá en conocimiento del árbitro o del conciliador, según sea el caso, la denuncia realizada en su contra, para que realice sus descargos respectivos en el plazo de 5 días de recibida la comunicación.

5.3. El Director, con la recepción de los descargos procederá a resolver, determinando el cumplimiento o incumplimiento de los deberes establecidos en el presente reglamento y la respectiva sanción.

 

Artículo 6º.-  Sanciones

Según la gravedad de la infracción, el Director del Centro podrá imponer las siguientes sanciones:

6.1. Amonestación escrita.

6.2. Suspensión a ser elegido como árbitro, o nombrado como conciliador por un plazo de 6 meses.

6.3. Retiro del Registro de árbitros o de la relación de conciliadores, según sea el caso.